viernes, 7 de marzo de 2014

Leopoldo María Panero



"E non trovan persona che li miri"

Fue mucho el tiempo que perdí en fantasías infructíferas, electrizándome en vanas vanidades, hasta llegar a donde el ermitaño ulula. Cuando andaba entre lobos, cuando vivía en la Ferocidad, de la que ya no soy testigo. Cruz en los ojos vuelto de espaldas y sin ojos sólo te veo a ti, querida. Recostada en el techo en actitud de no existir, tú me sonríes ¡oh!, querida y derramas sobre mí litros de ácido querida, y desaparezco en una palabra sin valor, que circula por tus venas de mármol, oh querida; y desde allí relumbra como anuncio sin valor, sin valor, no interesas querida, oh querida no interesas tú y tus jardines de acero entre las nubes, no, sentada como estás sobre la nada, fumando, no, no serás percibida.

DUDUDÁH de Sara veiras para Leopoldo María Panero





Fue mucho el tiempo que perdí entre los alienígenas
incitada por sus cánticos a bailar el Dududáh

En jardines baldíos, soñando con el minuto de la verdadera risa
arriesgué giros acrobáticos
siendo mis puntas elogiadas con ambivalencia

Tras el telón, que al elevarse gratificaría mi perseverancia
las voces redundaban en su maleficio
inflamando mi afán
empujándome al vértigo

Fue mucho el tiempo equívoco hasta que Comprendí
el gusto por el instante
la reticencia a encerrar entre puntas el Dududáh
el mensaje en verso de los alienígenas:

Bailando como estás sobre la nada
Oh no, no serás festejada.