jueves, 7 de abril de 2016

El testimonio de Toro Sentado





El testimonio de Toro Sentado


Son personas que quieren existir. Yo también quiero existir.
Son personas que quieren más espacio para existir y me empujan en su afán de hacerse con más espacio para existir.
Son personas que vienen de una tierra plana y creen que empujar es hacer caer.
Yo me desplazo un poco y no me caigo. La tierra se curva bajo mis pies y yo logro existir sobre la tierra redonda, que es mi amiga, sin caer.
Son personas aterrorizadas ante la posibilidad de perder el espacio que consideran conquistado y se juntan unas con otras para defender ese espacio que llaman suyo, y hacen una piña y juntas me empujan con fuerza para que yo no ponga en riesgo ese lugar donde creen existir. 
¡Qué gran esfuerzo hago para mantenerme de pie! La tierra redonda me sostiene en una curva peligrosa y yo me balanceo y logro mantenerme de pie en un trozo de terreno que está un poco más allá, donde no hay agua.
Son personas que gastan mucha agua en la ducha, dicen que así se despiertan mejor para existir.
Son personas que gastan mucha agua en las piscinas, dicen que ahí descansan mejor después de tanto existir.
Son personas que odian las manchas y el polvo y el dejar estar la tierra tal como está. 
Son personas que crean objetos para borrar las manchas y liberarse del polvo y de la maleza que consideran molesta y que necesitan podar para existir.
Son personas que creen que toda la tierra es suya y vuelven a por más, vuelven en grupo para despojarme de mi refugio árido y sin agua. 
Son personas que se trasladan sobre vehículos de cuatro ruedas enormes. Ruedas que trasladan unas sisternas enormes. Sisternas llenas de agua para humedecer la tierra y convertirla en buena para existir.
Son personas que poseen una pala mecánica. Una pala construida con un material punzante y de una fuerza imposible de superar. 
Y yo caigo. Y muerdo el polvo. Y miro de reojo. 
Contra el polvo no existo igual que cuando estaba de pie. Contra el polvo miro de reojo y veo crecer un jardín verde con rosales y otras flores de gran belleza para regocijo de quienes quieren existir más y más cada día, engrosando la tierra plana con toneladas de un tipo de existencia llamado: rumiante.
Son personas que necesitan tierras fértiles para engordar al ganado y luego necesitan comerlo y luego necesitan purgar su propia carne de la grasa acumulada a fuerza de tanto comer.
Son personas que se limpian por dentro después de haberse ensuciado y que engullen las bendiciones verdes que brotan a la orilla del agua traída por las cisternas arrastradas por esas ruedas enormes que aplastan la tierra, 
y me aplastan a mí, que he caído y muerdo el polvo hasta quedar transformado en tierra desterrada 
incapaz 
de existir.